domingo, 30 de octubre de 2011

El Espíritu Santo es Quién te convence del pecado

30/10/11
Predicador: Edinson Pinedo

Dios no te llamó para retroceder, sino para llegues a la meta; te llamó para que conquistes tu proyecto. Tu proyecto que tiene que plasmarse para que puedas crecer. El sueño que Dios ha puesto en ti tienes que descubrirlo para que la bendición fluya.
Juan 16:5-11
Seguramente ahora muchos están sufriendo porque reviven recuerdos. En el creyente, los recuerdos están allí, y cuando aparecen no le sucede nada. Y esto es porque el corazón está sano.
¿Cómo saber si mi corazón está sano o no? Una manera de saberlo es cuando en mi corazón no hay nada contra alguien, e incluso con uno mismo. A veces, con uno mismo aún no nos hemos perdonado esos pequeños detalles: por ejemplo de que no te gusta el cabello o el lunar que tienes en la cara. Lo bueno es que seamos seguro de aceptarnos como somos y incluso de perdonar a quienes nos han ofendido.
El perdón no es una opción en la vida cristiana. Tienes que hacerlo porque es la voluntad de Dios. Cuando tú perdonas, es porque Dios ha trabajado en ti para que sean una persona llena del Espíritu Santo. Esto es lo que Pablo llama madurez, “lleno del Espíritu”.
Sin el control del Espíritu Santo, hoy el mundo ya estaría destruído. ¿Y quién es la Iglesia?
La Iglesia somos cada uno de nosotros, y cada uno es morada de Dios.
Cuando Lucas habla de que una de las mujeres buscaba a Jesucristo en la tumba, luego de haber muerto, se encontró con Él y quiso tocarlo. Y Jesús le dijo que no lo tocara porque aún no había subido al Padre.
Jesús subió al Padre a anunciar la primicia de que había resucitado, que la obra se había completado y que además subía para preparar muchas moradas.
¿Cuáles son las muchas moradas a las que se refiere el Señor Jesús?
Las moradas son nuestras propias vidas para que habite Dios en nosotros.
Jesucristo les dice a sus discípulos que es necesario que Él se vaya para que venga el Consolador. Y esto era porque Jesucristo estaba limitado en cuerpo físico. En cambio, el Consolador no, porque el Espíritu Santo es en donde el Padre habita en nosotros.
Me imagino que los discípulos estaban tristes cuando Jesús les anunciaba su ascenso a Los Cielos. Pero si Jesucristo no subía al Padre, no vendría el Consolador. En el griego la palabra “consolador” es “paracleto” y es Quien vendría a darnos fuerzas.
Cuando el hombre peca, una parte de su vida es dañada: su expresión, su palabra, su confesión, la comunión con Dios, su relación con Dios, su declaración de fe, su confesión de buenas palabras.
El Espíritu Santo viene a tu vida para guiarte a toda verdad. Y cada uno de nosotros debemos caminar en la verdad de Jesucristo, nuestro Señor.
Con la presencia física de Jesucristo no bastaría para hablar a mucha gente. Por ello era necesario que viniese el Espíritu Santo, porque es el Espíritu mismo el que convence al ser humano de pecado.
La otra parte no dañada del ser humano es la conciencia de Dios, la imagen de Dios quebrada en su propia vida. Pero esto no basta, porque el humano necesita el auxilio y la dirección de Dios, el consuelo de Dios.
El Paracleto es el que te levanta de tus ánimos caídos. Cuando la Biblia dice que Jesús se hizo pobre para que nosotros fuésemos enriquecidos, se refiere a que Jesús te limpia, te pone ropas limpias y un anillo de pertenencia a Dios. Cuando estás a un nivel de Reino, significa que saliste de la pobreza. Cristo se hizo pobre para que tú no sufras más, para que tú conquistes tus sueños. Si estás activando, todo los recursos que están en la tierra, vendrán a tus manos. Pero ¿por qué? Porque la Biblia dice que te esfuerces en la Gracia que es en Cristo Jesús. Es decir esto quiere decir que tú administres los recursos que Dios pone en tus manos.
¿Qué tienes en tus manos? Activa en ello una fe y procura en buscar vasijas, porque lo que está en ti es suficiente para que salgas de la pobreza. ¿No es suficiente Dios para derramar Su gracia en nostros, sobre tu economía quebrada, en darnos la victoria en un mundo quebrado?
El Espíritu Santo te convencerá, y esto significa arrepentimiento. Y el arrepentimiento traerá un cambio de mente, porque primero creíste, y es allí cuando Dios comienza a obrar en tu vida.
Imagínate a Jesús en la tierra con todos sus discípulos enseñando una vida práctica en donde lo que es de Cesar, hay que dar a Cesar, y lo que es de Dios, hay que dar a Dios.
Cuando Jesús muere, los discípulos se pusieron tristes porque ¿quién les iba a enseñar?
Jesús dice que el Espíritu Santo tomará de lo suyo y no lo verás. Bastará con que le creas. Es más fácil llorar por un problema, que llorar en la presencia de Dios.
La presencia del Espíritu Santo es más deseable, porque no está limitado a una persona física. Por ello era conveniente que viniese a las vidas que creen en Dios.
Mateo 18:20
Lo que dice este pasaje de Mateo es que el Espíritu Santo estará donde haya un grupo orando, allí estará levantando tus brazos caídos.
El Espíritu Santo convencerá al mundo de pecado, de su error por medio de la conciencia.
El hombre retiene el amor, porque su conciencia se lo hace saber. (Romanos 2:14-15)
¿Qué significa esto? La conciencia juega un papel importante en el juicio ante Dios. Todos tienen la oportunidad del arrepentimiento. Sin el Espíritu Santo es imposible acercarse a Dios. Y allí es la importancia de llevar el mensaje de Jesús a todas las personas.
¿Cómo es que el Espíritu Santo redarguye? Redargüir es así: hay un tribunal y un acusado. El acusado no quiere reconocer de que es culpable. Pero el juez le va a decir que se tiene que reconocer culpable. Cuando hay culpabilidad, habrá arrepentimiento.
¿Qué hay de aquellos que no se arrepienten? Ya están condenados ahora. Y esto se visualiza en el mundo natural con hogares destruidos, en donde no hay paz en el corazón. Pero cuando Cristo viene a tu vida, podrás disfrutar de la bendición, así como de los días porque la Gloria de Dios está en Sus hijos. Entonces el enemigo no tiene parte ni arte porque el Espíritu Santo vive en cada uno de nosotros. Pero si comienzas a declarar palabras de maldición, entonces el enemigo tiene parte sobre tu vida. Si hablas malas palabras, abrirás puertas al adversario, quién hará lo que quiera con tu vida.
Cuando te arrepientes, el Consolador viene a tu corazón para convencerte del pecado, abriendo la herida para cortar lo que no sirve. Y este proceso duele. Es decir que luego del convencimiento de pecado, viene el arrepentimiento.
El Espíritu Santo convence al mundo de pecado porque no creen en Jesús.
¿De qué pecado convence el Espíritu Santo? De lo que te arruina, de la inmoralidad. Pero si le crees a Dios, Él te sacará de la pobreza, de la soledad, de lo que te aparta de Dios. La ruina total la trae la inmoralidad. Hay gente que trabaja y trabaja, y no disfruta de la cosecha. Y Dios dice que la manera no es así.
En todo pecado hay falta de fe para caminar en las sendas de Dios. El Espíritu Santo también dice que convencerá de justicia porque Jesús va al Padre.
1 Timoteo 3:16
Es decir los judíos incrédulos lo mataron pero el Espíritu Santo vino para decir que es Dios recibido en gloria. Jesucristo vino para las naciones y para cada ser humano.
La nación que cree en Dios será prosperada.
¿Sabes quién ha condenado a nuestro Señor Jesucristo? El enemigo. El enemigo se ha condenado mentiroso y homicida; él ya tiene su sentencia.
Todo derecho legal del enemigo sobre tu vida ha sido cortada porque Cristo mutió por ti, y no tiene arte ni parte sobre tu vida. Anda como león rugiente pero ya no tiene derecho sobre las naciones porque cuando tu caminas, todo lo que pisa la planta de tus pies es bendito.
La obra de Cristo ha sido hecha pero es necesario que tú seas lleno del Espíritu Santo.
¿Cómo ser lleno del Espíritu Santo?
Por medio de la renuncia. Entonces desde allí Dios comienza a llenar esa área vacía y tú comienzas a ser distinto.