domingo, 30 de enero de 2011

¿Cómo te encuentras con lo que Dios te ha llamado?

30/01/11
Predicador: Edinson Pinedo

Jueces 13:1-25
Dios siempre ha usados estériles para manifestar Su poder. Tanto Noemí, Sara, Raquel, Elízabeth, como la mujer de Manoa, eran estériles. En su conjunto, la mujer representa a la Iglesia de Cristo.
El ángel de Jenová anunció a la mujer estéril de Manoa, que tendría un hijo. Además le dijo que no bebiera nada de la vid, ni coma cosa inmunda (en Levíticos 11 está los nombres de los animales inmundos) para que se cumpliese lo que Dios tenía predestinado: raer de la tierra a los filisteos. Por entonces el pueblo de Dios se encontraba dominado y oprimido por los filisteos.
Si estás listo, Dios te usará grandemente; sanar una enfermedad es una cosa grandiosa y sobrenatural.
La Palabra relata que los hijos de Israel volvieron hacer lo malo delante de Dios. Por lo que decidió entregarlos a los filisteos por 40 años.
Las pruebas no vienen por gusto, y en este relato los hijos de Israel se encontraban subyugados a los filisteos. Cuando suceden las pruebas, Dios lo permite para que el enemigo te sarandee. El enemigo no puede destruir tu vida porque Cristo está en tu vida.
En la prueba vas a encontrar el respaldo de la oración de tu hermano. No necesitas decirle a tu hermano que se encuentra en la prueba: “por algo será que está en prueba”. Si no más bien ayúdalo en oración para que se afiance en su fe.
Para que el Reino de Dios se cumpla hay que aprender a invertir en el necesitado. De nada sirve que le digas a tu hermano que no tiene que comer, que lea un pasaje o que ores por él, sino más bien cómprale comida. Así como siembras es lo que recogerás. Si tienes un campo grande y sólo siembras una pequeña parte, de sólo esa parte segarás. En cambio si sembraras todo el campo, entonces la siega será grande. Es por ello que es necesario que ejercites el invertir.
Volviendo al pasaje de las Escrituras esta mujer era estéril. Pero en la concepción de un hijo, hay generaciones, hay esperanza. Entonces con “hijos”, Dios está hablando a la Iglesia de este tiempo, tanto de hijos físicos como espirituales que traerán bendición, cambio de vida, forma de actuar que venza al enemigo. Pero no solo se refiere a la Iglesia, sino tambièn a la empresa; en el trabajo, que evoluciones y asciendas de categoría, y todo lo que se llamaba estéril, deja de ser estéril.
Cuando recibe el anuncio del ángel de Jehová, la mujer se lo cuenta a su marido Manoa. Juntos van a ver al varón de Dios, y les repite que se guarden en santidad. Esta es la demanda: Jehová, uno es. (Deuteronomio 6:4) Esta es la demanda que hace Dios a Su pueblo porque traerá la libertad.
Manoa le pregunta que cuál era el nombre del varón para homenajearlo y recordar sus palabras. Le respondió que es Admirable; Dios mismo estaba hablando con este matrimonio. E hizo milagro ante ellos, al subir a los Cielos por las llamas del holocausto. Era la representación de que Jesús subió a Los Cielos a preparar un lugar para sus santos.
vv24 El hijo del matrimonio tuvo por nombre Sansón (deriva de Shinshon - Sheme), que significa pequeño sol; el sol que alumbra en medio de las circunstancias difícles, que trae luz a las naciones para librarte más, y más aún cuando mayor sea la oscuridad.
La maldad va creciendo más, pero la luz de la gracia de Dios sobreabunda.
Jueces 14:1-9
Aquí comienza el relato de la vida del nazareno Sansón. Una persona nazarena es aquella que hace un voto de no cortarse el cabello.
El propósito era de que Dios iba a estar con él. Y para ello no debía tomar vino, ni sidra, ni comer cosa inmunda. Debía sujetarse a esta regla de manera drástica. Esto significaba no contaminarse con el mundo, sirviendo a Dios y al maligno.
Es drástico porque eres de Dios o no lo eres. Hay luz y hay noche. Hay los que trabajan y los que no trabajan. Hay los que critican y los que no critican. Hay los que pagan los servicios públicos, y los que no.
No debemos contaminarnos, porque es lo que pide Dios: que guardemos nuestras vidas en santidad para poder buscar a Dios. Dios busca creyentes reales y auténticos, no busca medios creyentes.
Sansón escuchó orar a sus padres, cantar himnos, salmos y vió como glorificaban a Dios. Sin embargo Sansón buscó a una mujer filistea por el simple hecho de que le gustaba. A veces nosotros nos apresuramos a tomar decisiones y luego lloramos porque nos encontramos en problemas.
El propósito de Dios en Sansón era salvar un pueblo, no salvar el pellejo de Sansón. El papá y la mamá de Sansón sabían que no era correcto que su hijo tomara como esposa a una filistea.
La bendición no es igual cuando tocamos Su corazón, porque cuando sucede estarás en la voluntad de Dios. No es igual la misericordia que la gracia.
Si no estás de novio o novia, espera en el Señor. En cambio si lo estás, tú, como jóven, tienes que ser de bendición para la otra vida y de igual manera la joven para ti. Es muy importante buscar la dirección de Dios, en la que se incluye la de los padres.
Sansón ni oró, ni consultó a sus padres. Simplemente les rogó que la tomarán para él. No dió alternativa a la opinión.
Aprende de Sansón, pregunta, busca un consejo: “¿Está bien lo que voy hacer?” Es necesario consultar para no tomar decisiones apresuradas. Busquemos al Señor en oración.
Ante el ruego de Sansón, los padres le preguntaron: “¿No hay mujer entre el pueblo?”
Lo que hizo Dios fue aceptar la petición de Sansón, y usó la mujer para cumplir Su propósito, pero no fue lo correcto.
Sansón mató a miles de personas pero no erradicó a los filisteos, a la gente sin Cristo. También mató a un león y tomó de él un enjambre.
Jueces 14:10-15
Sansón hace un banquete para sus amigos con el fin de demostrar de donde provenían sus fuerzas.
Los que no son de Dios, no buscarán las cosas de Dios. Cuando estás de novio, la otra persona te condiciona o condicionará, porque no le interesan las cosas de Dios y te dice o dirá: “Es la música o soy yo”. “Soy yo o la Iglesia”. Y Sansón hizo varias cosas que Dios no le había encomendado.
Jueces 14:18-20; Jueces 15:1-8; Jueces 16:1-3
Siempre Dios estuvo con Sansón. Pero ¿cómo Dios aprobó la mentira de Dalila? Lo que quería Dalila era matar a Sansón para cobrar la fortuna.
La persona no creyente es la que está en la Iglesia por una persona. Dalila no era una persona de Dios. Ella acosaba a Sansón cada día y no entendía el propósito de Dios. Creía que tenía que sacar ventaja de Sansón.
Como hijos de Dios, a veces jugamos con el ministerio que Dios ha puesto en nuestras manos. Si vemos como queremos y no como quiere Dios, estaremos como Sansón, jugando con el ministerio del Señor (Jueces 16:15).
vv16 Esto es lo que generan las palabras bonitas del incrédulo: angustia.
La fuerza de Sansón no radicaba en el pelo, sino en el pacto que había realizado Dios. Cuando Dios se aparta de nuestras vidas, es lo más triste que puede suceder.
vv22 Cuando Dios se aparta, la luz no volverá a brillar y no podrás ver más allá de tu vista, porque la vista espiritual ha sido quitada.
Sansón se arrepintió al no cumplir el propósito por el cual Dios lo había llamado. ¿Cómo te encuentras con lo que Dios te ha llamado? ¿Buscando a Dios? ¿Agradando Su nombre?
Sansón fue puesto por los filisteos como buey, como bestia de carga y para picar piedra.
Jueces 16:26-30
Sansón pidió a Dios una oportunidad. Una oportunidad puede ser un año más, 40 años o los que decida Dios. Tus años que te quedan, son una oportunidad para que la gloria de Dios se manifieste en tu vida. Dios quiere que Su Iglesia se levante para traer la victoria.